Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

¿Qué hace un pastor ante una confesión de adulterio?

PREGUNTA:

Si una hermana me confía, como su pastor que soy, que le fue infiel a su marido ¿Qué se hace en estos casos? ¿Es mi deber avisarle a su marido lo que hizo, o tiene ella que hacerlo, o cubrir esa situación y que el tiempo lo decida?

RESPUESTA:

En primer lugar debemos dar gracias a Dios que esta hermana decidió confrontarse a sí misma frente a Dios y usted como pastor. Es un paso muy duro de dar y a la vez muestra el temor frente al ofendido, frente al cual también deberá reconocer lo que hizo.

1. El adulterio es un pecado expresamente prohibido por el Señor; (Éxodo 20:14). Debe ayudarle a tomar conciencia de lo que hizo, independientemente de las causas que pudieron llevarle a ese tipo de conducta. 1 Juan 2:1-3. 1 Juan 1:9.


2. Como pastores estamos obligados éticamente a la confidencialidad, a menos que la persona nos autorice para intervenir frente al ofendido. Debe usted alentar y motivar al ofensor a tener una conversación honesta con el ofendido. El Señor espera que tengamos una conducta correcta hacia el hermano Romanos 14:21. Así como tenemos el derecho a tomar acción frente a una ofensa también tenemos la obligación de pedir perdón cuando ofendemos. (Mateo 18:15-17; Mateo 5:23-26).


3. No hay duda que la hermana tiene mucho temor de las consecuencias de su acción, sin embargo al buscarle a usted está recociendo su autoridad como pastor y quien le debe orientar en cuanto a lo que tiene que hacer. Mantenga la confidencialidad de esta situación, pero indique a ella los pasos que debe tomar cuanto antes, ofrézcase como mediador para estar presente cuando ella hable con su marido y usted pueda ayudar al marido a reconocer qué culpa también él pudo tener en que se produjera esta situación.


4. Asegúrele a ella que al obedecer lo que Dios pide en su Palabra, Él le respaldará (Hebreos 12:11).