Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

La vida es una tarea que se nos dio para hacerla en la casa. Cuando miras la hora, ya es las seis de la tarde….de repente estamos en el Lunes y no nos damos cuenta cuando ya es Viernes. Llega la quincena y luego el fin de mes y caemos en cuenta, ya es Noviembre. El tiempo no se detiene. Los 25 años…el matrimonio….los hijos…y te miras al espejo y luces tus 60 años ¿Cómo paso todo esto tan rápido?

Al mirar hacia atrás, ya no sabemos dónde andan nuestros amigos….los ex compañeros de colegio y a veces lo que fue el amor de nuestra vida ¿Que sucedió, en que fallamos?

“No dejes de hacer algo que es importante porque “no tienes tiempo”, ni tampoco dejar de tener alguien a tu lado. Tus hijos pronto no serán tuyos, y tendrás mucho tiempo…y soledad. Habrá un espacio que solo se puede disfrutar con los amores y amigos de siempre”.

Los cristianos también vivimos esta experiencia. Es cierto que el Señor Jesús llena todos los espacios de nuestra vida, pero también en el Salmo 90 se nos aconseja:” Acabamos nuestros días como un pensamiento…porque pronto pasan y volamos. Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría” vs. 9, 10,12.

Es preciso eliminar el “DESPUES”: después te llamo, después nos vemos, después miro, después me disculpo o pido perdón, después hablamos, después oro, después estudiare la Biblia, después voy a la iglesia, después me siento con los hijos, la esposa, ETC...

Solo nos pertenece el HOY, el mañana está en las manos del Señor. HOY es el día de salvación. Piensa que: DESPUÉS el café se enfría, la prioridad cambia, el encanto se pierde, temprano se convierte en tarde, la añoranza pasa, las cosas cambian, los hijos crecen, el día es noche, la vida acaba.

Los cristianos deberíamos tener una mejor comprensión del tiempo. Dios ha estado llamando A TIEMPO para que le sirvamos y seamos fieles. Llegará el tiempo de Dios en que la noche del final de los tiempos, indicara que ya no es posible trabajar más. Es necesario que HOY hagamos un reajuste de nuestras prioridades.

Si hay algo que tengo que decir, hacer, comunicar, dar, perdonar o pedir perdón, llamar al amigo olvidado o pagar lo adeudado, retomar lo que he dejado...con la ayuda del Señor, HOY lo hare no DESPUES. El creyente vive en PRESENTE, por eso mira confiado el futuro.

Cuando los tiempos y las circunstancias cambian, se produce en nosotros una necesaria y obligada reflexión. Especialmente en los tiempos que vivimos. Nuestra familia observa él como reacciónanos ante lo duro y difícil. Quizá era fácil cuando las cosas parecían caminar en orden; Lunes a Viernes más el mediodía del Sábado, TRABAJO…producir para la familia pero no había problema pensábamos en invertir o salir de viaje o inversiones a futuro.           ¿Cuál es la situación hoy? Nuestra familia observa nuestra seguridad y convicciones, el poder confiar y esperar que haya un futuro, pero con base en esperanzas e ilusiones que son ciertas pero adolecen de una base sólida. Es necesario incorporar a Dios en nuestras reflexiones, reconocer que muchas veces lo dejamos de lado. Hoy en el silencio de nuestro corazón hay un grito silencioso…¡¡ Dios…ayúdanos ¡!. Dios permite situaciones como estas para reencontraros con ese Dios que conocimos de niños y que abandonamos de adultos.

Él dice siempre que “todas las cosas ayudan a bien”, por duras que parezcan. Las familias han tenido que reencontrarse, verse todos los días, deseando dar y recibir un abrazo que no es aconsejable. Qué paradoja si nos habíamos olvidado de eso.

Dios que permitió esta situación, no lo impidió, con un objetivo, el reencuentro familiar.

Podemos creer y confiar que Dios es bueno y su misericordia para siempre. Qué te parece si…..reflexionamos.

Valora este artículo
(3 votos)