Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Nuestra responsabilidad en la democracia

Escribo esta Pastoral antes de las elecciones del 27 de Mayo. Tiempo que ha sido muy complicado para el país ya que ha habido mucha confusión y falta de objetividad en las noticias oficiales. Han primado las redes sociales.

La iglesia cristiana pensó que podría llegar a la presidencia y se hizo un esfuerzo, transformándose en la sexta candidatura oficial en competencia. Sin embargo el poder y como establecerlo en cuanto a un programa, está en las manos del Congreso donde las amplias mayorías pueden sacar adelante proyectos y leyes. Las minorías deben aliarse con ellas, so pena de ser invitados de piedra.

Al momento de esta lectura hay ganadores y perdedores, sin embargo creo que los verdaderos ganadores son el pueblo que salió masivamente a votar y derrotar la apatía y la abstención.

Sin duda alguna el proyecto Colombia Justa y Libre es una esperanza cierta y probable de ser un actor relevante en cuatro años más y hacer presencia con un alto número de curules. La lección del 2018 nos muestra que debe haber mayor unidad y dejar a un lado los intereses personales y actuar como la real fuerza cristiana que hay en Colombia.

Las parábolas del Señor nos direccionan hacia allá. Una adecuada planeación en recursos humanos y financieros con un análisis objetivo de la realidad, esto es, medir nuestras reales fuerzas y posibilidades. A veces tendremos que actuar como un David que salió adelante con solo dos piedras, para luego establecer un reinado fuerte y sustentable, o un Nehemías que bajo la protección del Rey Ciro, un no judío, pero favorecedor del pueblo de Israel, reconstruyo los muros derribados de Jerusalén y el templo.

Dios no tiene un solo método como nosotros pensamos a veces y nos sentimos traicionando la fe. En el primer siglo hubo no cristianos que favorecieron la causa cristiana, como Cornelio. Martin Lutero salvo su vida gracias a Príncipes que lo protegieron y que apoyaban su lucha contra la Iglesia Católica. El que no es contra nosotros, por nosotros es.

Ahora es el momento de orar por aquel que salió elegido como se nos ordena en la Palabra... ¿Fue elegido el que Ud. quería....el que yo quería...el que otros querían? Demos gracias por la voluntad de Dios para este país que tanto querernos

Valora este artículo
(0 votos)