Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Una de las cosas que llama la atención en el día de hoy, es que hemos perdido la capacidad de asombro ante cualquier cosa que sucede. La maldad va ganando terreno en todo sentido, tanto en la manera cómo cambia los hábitos sociales a través de la permisividad, para luego tener reconocimiento legal de conductas que años atrás parecían imposibles de aceptar.

Los jóvenes van llegando rápidamente a conceptos como "no vale la pena ser bueno", "para que el matrimonio si la mayoría de nuestros padres tienen un matrimonio quebrado", "ser deshonesto y corrupto paga", "la política ya no es el arte de gobernar, sino el arte de robar", "cualquier orientación sexual es válida y vale la pena probar" En otras palabras NO VALE LA PENA SER CORRECTO, pues da lo mismo ser bueno o malo, justo o injusto.

En este sentido, la actual filosofía de nuestra sociedad, al desaparecer la diferencia entre lo bueno y lo malo, anula la capacidad de asombro, y el verdadero sentido de la vida se oscurece y se pierde.

La mayoría de las religiones incluyendo el cristianismo, propugnan por una sociedad benigna, la cual muestra gracia, ternura, misericordia y compasión. Pero esto necesita tener una base de principios establecidos en las normas que regulan la sociedad. Si esta base se vuelve absolutamente relativa e inclusiva ¿Quién estará interesado en ser benigno?

El cristiano está llamado a mostrar en su vida benignidad, que cuando es genuina, se demuestra en excelencia en el comportamiento, amando lo bueno y rechazando lo malo. Pero ¿Cuando la sociedad en la que vive ha reducido lo bueno o lo malo a conceptos netamente individuales los cuales deben aceptarse?

Es en este sentido que la Biblia dice, hablando de los tiempos que vivimos: "y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriara" Mateo 24:12

La multiplicación de la maldad ha restado del sistema lo bueno. Sin embargo, "no nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos" Gálatas 6:9

Valora este artículo
(2 votos)