Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Llama a preocupación, que en los últimos años ha aumentado el diagnóstico de Déficit de Atención en los estudiantes, también llamado conducta hiperactiva.

Los psicólogos educativos remiten estudiantes los cuales son medicados y estabilizados sin medir las consecuencias o efectos colaterales de dichos medicamentos. Además, cada vez es más complejo mantener el orden en los salones o en los tiempos de recreo en los lugares adecuados para ello. Los problemas de conducta son cada vez más difíciles de manejar. El matoneo es un riesgo creciente.

Los profesores gastan mucha energía en tratar de mantener los alumnos interesados en los temas y esto sucede aun en colegios con excelente infraestructura tecnológica.

La Dra. Paula Serrano, chilena, estudiosa de estos problemas en Chile, diagnostica que los estudiantes en general están expuestos a tantos estímulos académicos y tecnológicos, que prácticamente con los programas de horario mañana y tarde en sus colegios, más el cúmulo de tareas a realizar en la casa, están saturados. Son tantas cosas para mantener la atención y cosas para saber e investigar. Mas la vivencia en la virtualidad con el mundo y sus preocupaciones en sus manos.

De la mano a esto el aumento de la tendencia depresiva en las madres. Labores de la casa, el trabajo secular, ponerse al día académicamente para ayudar a los hijos, la atención al marido, los compromisos sociales, la preocupación por los padres ancianos, etc. Sabemos que la mujer puede hacer varias cosas a la vez…pero ¿No será demasiado? Los varones cada vez más tienden a abandonar el campo de batalla que es la familia, atrapados en el consumismo o la imposibilidad económica

Tenemos entonces: alumnos, profesores y padres cansados, simplemente dejando a sus hijos en el colegio y el colegio disfrutando la hora de salida. ¿A qué nos ha conducido este corre-corre? No tenemos una mejor educación ni tampoco un buen ambiente familiar. Y esto también sucede en el llamado primer mundo.

Sin duda alguna lo que necesitamos es reordenar la casa, el mundo en que vivimos, poner a cada cual en el rol que corresponde. No se trata de vivir para trabajar o estudiar, sino trabajar y estudiar para vivir. Redefinir metas reales y valiosas. Como padres retomar nuestro rol educativo y participar en los planes y programas que se diseñan. Recuperar la esencia de la espiritualidad.

Valora este artículo
(2 votos)