Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 
Piedad Zapata de Mejia

Piedad Zapata de Mejia

La única manera de alcanzar a las personas que están muertas, ciegas y cautivas espiritualmente, es atreves de la obra prodigiosa de nuestro dios todo poderoso, quien desea "que ninguna perezca, si no que todos procedan al arrepentimiento. (2. P. 3-9). Nosotros somos sus herramientas y él tiene el poder. El apóstol Pablo explicó que "no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, si no de poder de amor y de dominio propio (2t,1,7) no debemos tener miedo de compartir nuestra fe porque él nos ha dado tres herramientas importantes para ayudarnos. Poder: el evangelio de Dios abre ojos enceguecidos, rescata a los cautivos y resucita a los muertos. Compartimos nuestra fe al declarar que cristo murió en la cruz por nuestros pecados, fue sepultado y resucitado entre los muertos.

Reconocer el poder de Dios para sanar sus heridas es un requisito indispensable para que usted experimente su tierno amor.

Aunque Dios nos exige que trabajemos al mismo tiempo hace que otros nos paguen razonablemente por nuestro trabajo. En la vida de José el undécimo hijo de Jacob encontramos un maravilloso ejemplo de buena recompensa por esforzarse en el trabajo. Los rencorosos hermanos de José le vendieron como esclavo a unos mercaderes que pasaban, y finalmente terminó siendo propiedad de un poderoso funcionario egipcio. Pero, a pesar de su esclavitud "Jehová estaba con José y fue varón próspero... y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Dios lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía y ... Jehová bendijo la casa del egipcio a casa de José ... y le dejó todo lo que tenía en manos de José" (Gn, 39-2-6)

Cuando leemos la biblia entendemos sin duda lo que Dios opina de las deudas, los dos versículos siguientes hablan con claridad sobre este tema tan grave para millones de personas: "No debas a nadie nada, sino el amaros unos a otros, porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley". (Ro 13:8).

Reconocer el poder de Dios para sanar sus heridas es un requisito indispensable para que usted experimente su tierno amor.

Cuando las vueltas que da la vida le llevan por senderos inesperados y siniestros, casi siempre nos es difícil alabar al Señor. No obstante, Él busca nuestra alabanza con todas las situaciones, bien sea que nos parezcan sueños o no.

Los niños necesitan normalmente vacunas que les producen dolor. Ellos no entienden que si las inyecciones les duelen, también las protegen de graves enfermedades. Ellos creen que el Doctor los está atacando y que la persona que los ama (sus padres) lo están permitiendo. Toda esta experiencia nos da una pequeña idea de como Dios trata a sus hijos. Esta ilustración nos ayuda a contestar una de las preguntas que más formulamos cada vez que nos suceden cosas:

Pocas personas en la biblia exhibieron tanta ira como el rey Saúl.  Su enojo pareció explotar cuando David regresó de la batalla y las mujeres le dieron la bienvenida con un cantico "Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles".

La palabra nos dice que se enojó Saúl en gran manera y le desagradó este dicho" (IS 18:7-8) En su ataque de ira y celos, Saúl trató de clavar a David con su lanza a la pared en dos ocasiones (IS18: 10-11) .

Su alabanza sea en la congregación de los santos. Alégrese Israel en su Hacedor; los hijos de Sión se gocen en su Rey, porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación. Regocíjense los santos por su gloria y canten aun sobre sus camas. Exalten a Dios con sus gargantas y con espadas de dos filos en sus manos.

Al igual que tú, fácilmente me hallo bombardeada por toda clase de exigencias como mujer, esposa, madre y hermana. Es entonces cuando necesito ayuda para ser sabia. A veces quisiera que se apareciera el "genio de la lampara" para pedir un deseo y pedir sabiduría; sin embargo he entendido que no necesito un ser ficticio, pues tengo al Dios de la sabiduría. Pues bien, ese Dios se le apareció a Salomón en un sueño y le dijo: "¿Qué quiere que te dé?", y Salomón le contesto: "sabiduría y discernimiento", Dios le concedió a Salomón su deseo: un corazón sabio y entendido.