Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” (1ra de Corintios 10:13)


Siendo que la Escritura es verdadera, que Dios es fiel, y puesto que Dios prometió que no permitiría que seamos tentados más allá de lo que podemos soportar, tenemos una esperanza real para el éxito y ayuda verdadera de Él.


1. Las luchas de nadie son únicas. La humanidad ha luchado con la inmoralidad por todas las edades. Algunas de las formas específicas varían (después de todo, el internet no era un problema en los días de Pablo), pero las tentaciones sexuales no
son nuevas. Y no son únicos, otros hombres luchan con los mismos problemas con los que cada uno de nosotros lucha, sin importar qué tan grave pueden ser esos problemas. Muchos se esconden sus luchas de los demás y sienten que son los
únicos frente a esta tentación particular. En este estado de ánimo, sin duda, no querrán admitir ante alguien que necesita ayuda. ¡Pero sus luchas son normales! 

“Normal” no significa que sus acciones son correctas, solo que los problemas no son únicos y que nadie está solo en su luchas. Pablo contradice la mentira que muchos creen, “usted es el único que peca así. No hay ninguna esperanza para usted”.


2. No encontramos las llaves para la victoria a través del esfuerzo propio. Por el contrario, radican en la persona y la obra de Dios. Pablo aquí simplemente dice, “Dios es fiel”. Los medios y el poder para soportar la tentación viene de Dios. 
Esta frase nos da un vistazo a la grandeza de Dios y sus provisiones a nuestro favor.


3. Tan fuerte comos se puede sentir la tentación sexual, esa fuerza palidece en comparación con el poder de Dios. Él no nos permitirá ser tentados o probados más allá de lo que podemos soportar. Podríamos pensar que es lo más de lo que podemos soportar, pero eso no es real.


4. El Dios fiel se compromete a proporcionar una vía de escape para que el creyente pueda resistir la tentación o prueba. Pedir a Dios que quite la tentación no está a la altura de lo que Dios prometió. Dios promete una “vía de escape”, una salida,
una forma de éxito. Cualquier persona que está tratando de vivir una vida sexualmente pura, puede probar que su promesa es verdadera. Dios nunca promete eliminar fuentes de tentación sexual, sin embargo, promete una “vía de escape”.


Por lo tanto, una mejor oración le pediría mostrarnos la manera de escapar y ¡darnos la sabiduría y el poder para utilizar esa vía de escape!

Valora este artículo
(0 votos)