Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Creciendo a través de la adversidad.

Santiago 1:2-4 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse muchoporque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse.Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.

 

Creo que todos conocemos la lucha necesaria que tiene la oruga para salir del capullo y convertirse en una linda mariposa.

Pero ha ocurrido que de pronto alguien por querer ayudarla “en su proceso”, rompe la cubierta del capullo… Efectivamente, la mariposa sale con sus alas debilitadas y arrugadas... Y en lugar de desplegarlas… y salir volando… ella está condenada a arrastrar su corta vida en la frustración de no poder ser la hermosa criatura que Dios había planeado.

Esa lucha por salir del capullo es parte esencial del desarrollo, pero quien quiso acortar la lucha natural de la oruga, arruinó su existencia.

Adversidad es aflicción y es angustia

Las adversidades de la vida son similares al capullo de la oruga, las cuales Dios utiliza para desarrollar el “sistema muscular” espiritual de nuestra vida, tal como dice Santiago: “sabiendo que la prueba de nuestra fe (a través de los problemas) produce paciencia y la paciencia nos lleva a la madurez del carácter.  

Podemos estar seguros que un hermoso carácter cristiano no se

desarrollará en nuestras vidas sin la adversidad.

Pensemos en las virtudes que Pablo denomina de Galatas 5:22-23

Las cuatro primeras: AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, sólo se pueden desarrollar en medio de la adversidad.

Creemos practicar el verdadero amor cristiano hasta que alguién nos ofende o nos trata injustamente. Entonces… empezamos a sentir rabia y resentimiento.

Podemos deducir que hemos aprendido el auténtico gozo cristiano solo cuando nuestras vidas se han hecho pedazos por una inesperada calamidad o una dolorosa desilusión.

Las adversidades quiebran nuestra paz y a menudo miden nuestra paciencia.

Dios emplea estos conflictos para revelarnos la necesidad de crecer, de manera que nos acerquemos a El para que nos cambie más y más a la semejanza de Su Hijo.

Sin embargo, nos amedrentamos ante la adversidad y usando el ejemplo de la oruga, queremos que Dios “rompa el capullo de la prueba” en que nos encontramos y nos libere.

Pero como Dios tiene más amor por la oruga que el mismo observador que la liberó, así tiene más sabiduría y amor por nosotros, que nosotros mismos. El no nos apartará de la adversidad hasta que no hayamos sacado provecho de ella y nos hayamos desarrollado de la forma que El lo desea.

¿Soportar nuestros sufrimientos?....Aunque no cale mucho en nuestro pensamiento… quizás lo aceptamos… Pero ¿gloriarnos en ellos? Eso parece irracional.

Pero Pablo en Romanos 5:3-4 y en Santiago 1:24 nos dice que deberíamos regocijarnos en ellas debido a sus beneficiosos resultados.

Por tanto, no es la adversidad en sí misma la que debe considerarse la razón de nuestro gozo, sino la esperanza de los resultados, el desarrollo de nuestro carácter, lo que nos debe producir gozo en la adversidad.

Dios no nos pide que nos regocijemos por haber perdido nuestro trabajo, o porque un ser querido sufra de cáncer… Pero si nos pide que nos regocijemos sabiendo que El tiene el control de todas las situaciones y trabaja a través de ellas para que alcancemos nuestro bien final.

Jer 29:11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros…

Consejos:

1.- Someternos a Dios en la adversidad tal como lo hace el paciente en la sala de cirugía para que la Mano experta del Divino Cirujano utilice el bisturí para estirpar lo que no es bueno.

2.- Para lograr lo óptimo en la adversidad debemos orar y traer la Palabra de Dios para soportar la situación y salir de ella, tomadas de la Mano de Nuestro Amado Señor.

Valora este artículo
(0 votos)