Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Todos pensamos que escuchar es importante, pero ¿cuántos de nosotros lo hacemos bien?Dicen por ahí: “Dios nos dio una boca y dos oídos para escuchar el doble de lo que hablamos", pero ¿cuántos de nosotros ponemos en práctica esta habilidad? Como hijos de Dios debemos estar capacitados y dispuestos para ayudar a quien lo necesite. En varias ocasiones, personas con problemas vienen a nosotros porque saben que somos cristianos y necesitan de un buen consejo, pero ¿cómo los vamos a aconsejar si fallamos en algo tan primordial que es el saber escuchar?

El evangelista chino Watchman Nee (1903-1972) señala que el primer paso para brindar ayuda a los demás es saber escuchar su necesidad. ¿Cuánto entendemos realmente cuando alguien nos habla de un determinado problema? Muchas veces estamos tan concentrados en nuestra mente dándole vueltas a un mismo pensamiento, preocupación o distracción que no escuchamos ni la mitad del problema de la persona que nos buscó por ayuda.

Por otra parte, ¿cómo podríamos discernir la necesidad de la otra persona si no dejamos de hablar todo el tiempo? No permitimos que la otra persona termine de expresar todas sus inquietudes, interrumpiéndola con el mismo consejo que damos siempre para cualquier circunstancia o problema. Saber escuchar es prioridad para un verdadero obrero de Dios y saber qué aconsejar para cada situación solo se logra llegando al fondo de la necesidad de cada quién.

A continuación, Nee proporciona consejos para desarrollar la capacidad de escuchar y así, junto con nuestra actitud, seremos de ayuda y luz para quienes lo necesiten:

  • 1.Deje de hablar. Usted no puede escuchar si está hablando.
  • 2.Haga sentir cómodo aquel que esta habla. Ayúdelo a sentirse que es libre de hablar.
  • 3.Demuéstrele que desea escucharlo.
  • 4.Elimine y evite las distracciones. No se distraiga jugando con pedazos de papel, escribiendo, mirando a todas partes, etc.
  • 5.Trate de ser empático con el otro. Intente ponerse en su lugar, comprender su punto de vista.
  • 6.Sea paciente. Dedíquele el tiempo necesario, no interrumpa.
  • 7.Mantenga la calma y una buena actitud. Una persona colérica toma el peor sentido de las palabras.
  • 8.Evite discusiones y críticas, sea prudente con sus argumentos. 
  • 9.Haga preguntas. Esto estimula al otro y muestra que usted está escuchándolo.
Valora este artículo
(0 votos)