Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

¿Qué Debo Hacer para ser Salvo?

Quizás ha escuchado a personas conocidas decir: Dios como es tan bueno, va a salvar a todos los hombres. Realmente quienes así piensan están muy equivocados porque Dios es amor pero también es fuego consumidor.

Vale la pena pensar cómo actúan las personas cuando han sido víctimas de robos, atracos, maltratos, engaños, etc. En esos momentos se clama por justicia, porque sus derechos han sido vulnerados.

Entonces, ¿Cómo puede ser posible que le neguemos a Dios el derecho que tiene de hacer justicia en un mundo por El creado, en el que es Soberano, Dueño absoluto de todo, en el que el hombre se ha hecho dueño y señor al punto de rechazar a Dios, burlarse de El, y negarse a aceptar la salvación gratuita ofrecida a través de Su Hijo Jesucristo?

La realidad es que el fin de los tiempos lo tenemos muy cerca. El hombre necesita buscar a Dios y entablar una relación real y personal con El, a fin de no enfrentarse al juicio venidero.

Las señales de esto las tenemos al orden del día: violencia, maldad acrecentada, escándalos... Sin embargo, hay dureza de corazón.

Para muchos Dios es un comodín, que sólo se invoca cuando se necesita...otros son tan orgullosos que lo ignoran, y dicen no necesitarlo.

Pero usted y yo tenemos el privilegio de conocerlo y saber que es nuestro Padre, sabemos que es justo, pero que nos ha dado la oportunidad de ponernos a cuentas con El.

Lo cierto es que Dios no quiere que ninguno se pierda sino que quiere que todos procedan al arrepentimiento tal como dice 2 Pedro 3:9.

Tenemos la tarea de compartir en medio de la oposición y la dureza de corazón, tal como dice Mateo 28:18-20.

El hombre necesita buscar a Dios y entablar una relación personal con El. Somos nosotros los instrumentos que El usará siempre. Y la respuesta a la pregunta del título es: recibe a Cristo como Señor de tu vida y serás salvo. Sólo eso.

Valora este artículo
(0 votos)