Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

¿Como Puedo Alabar a Dios si Todo no Marcha Bien?

Cuando las vueltas que da la vida le llevan por senderos inesperados y siniestros, casi siempre nos es difícil alabar al Señor. No obstante, Él busca nuestra alabanza con todas las situaciones, bien sea que nos parezcan sueños o no.

Entonces ¿Cómo alabar a Dios cuando la adversidad llega a su vida?

Recuerde que nuestro Dios es bueno y siempre nos da amplia razón para alabarlo debido a sus circunstancias, intente algunos de siguientes ideas:

Haga una lista de las bendiciones que Dios la ha concedido, desde de su familia, sus amigos hasta la salvación por medio de Jesucristo su hijo.

Cuente a alguien su experiencia de salvación; relatar el momento en que Dios en su amor le adopto para formar parte de su familia.

Lea un salmo cada día, David alaba a Dios en medio de grandes pruebas y dificultades podemos aprender bastante de sus ejemplos.

Trate de imaginar como Dios podía usar circunstancias negativas para ser glorificadas ¿podría ser la pérdida de un empleo para ayudarle a enfocarse en Él y descubrir cómo puede experimentar lo mejor que tiene para usted? ¿Podría usar una enfermedad para darle la oportunidad ministrar a las almas enfermas de sus doctores y enfermeras mientras ellos atienden su cuerpo aquejado.

Recuerde que el propósito principal de Dios en su vida es moldearle en semejanza de cristo (Ro 8-29) para que pueda tener una relación íntima con El y glorificarlo, por ende, pídale que cambie su prespectiva, para que pueda ver las circunstancia de su vida como el los ve. Por ejemplo Dios tiene un punto de vista contrario al nuestro en cuanto a la muerte de los creyentes "estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos (salmo 116-15). Cuando empezamos a ver las cosas como El las ve, nuestros ojos se abren a la verdad y la alabanza vuelve a ser parte integral de nuestras vidas.

Valora este artículo
(0 votos)