Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Así dice el Señor: "Que no se gloríe el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. Si alguien ha de gloriarse, que se glorié de conocerme y de comprender que yo soy el señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada" (Jeremías 9:23-24).


Toda persona quiere lograr algo significativo en su vida. Todas deseamos hacer las cosas bien. ¿Quién no quiere lograr algo digno de gloriarse, aun cuando no seamos nosotras quienes nos gloriamos? Pero Dios nos dice que solamente por una cosa debemos gloriarnos, y esa es que le conozcamos a Él.

 

Los hombres y las mujeres del mundo se glorían de sus logros. Estos versículos mencionan tres cosas por las cuales la gente comúnmente se gloría, que son sabiduría, poder y riquezas. Pero aun si tuviéramos todas estas características, no podemos sentirnos orgullosas como si nosotras hubiésemos hecho algo grande. Esto es porque todo lo que tenemos viene de Dios.

 

La única cosa por la cual podemos gloriarnos es por nuestra relación con el Señor. La única razón que tenemos para hacer algo potencialmente grande es que somos suyas y Su Espíritu mora en nosotras. Debido a Su grandeza en nosotras, Él logrará grandes cosas a través de nosotras. Quizás lo más grande que hagamos en la vida son las obras que nadie sabrá jamás-tales como interceder en oración y cuidar de los necesitados --, cuyo impacto no podremos jamás comprender en este lado de la eternidad.

 

Tomado de la Biblia. El poder de una Mujer que Ora Biblia.    

Valora este artículo
(0 votos)