Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

¿A Dónde Me Iré De Tu Espíritu?

Salmo 139:1-12... La divina providencia nos cuida, siempre.

Las personas cuando están en crisis comparten una serie de experiencias y características propias de lo que genera la dificultas

La negación... no aceptamos la dificultad. No nos gusta lo que está ocurriendo.

Soledad, queremos aislarnos, como queriendo solucionar el problema en nuestro propio esfuerzo. Llegamos a pensar que Dios nos abandona y que se ha olvidado de nosotros.

Culpa. Pensamos que las malas situaciones son siempre producto de nuestro mal comportamiento. O de quedarnos quietos. Inmóviles

Y por último el deseo de desaparecer del lugar... o sea escapar del problema

El salmista en este salmo experimenta todo lo anterior, es una persona en crisis, que solo quiere evadir su realidad y su profundo dolor. En este tipo de situaciones necesitamos a Dios irremediablemente, porque necesitaremos hacer cambios en nuestras vidas.

Este salmo pertenece a David. Tengamos presente que Dios tiene total conocimiento de cada uno de nosotros, Él sabe hasta cuándo suspiramos salmo 38:9 "Señor delante de ti están todos mis deseos, y mi suspiro no te es oculto"...Dios nos conoce hasta mejor que nosotros mismos, Él nos hizo. Debemos entender que nunca y en ninguna circunstancia podemos escondernos de Dios... siempre nos encontrara

El salmo nos dice me has examinado, has conocido mi sentarme y mi levantarme, sabes mis pensamientos, aun antes de abrir mi boca ya sabes lo que voy a decir, me rodeaste y sobre mi pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado para mí... no lo puedo entender... De verdad que a nosotros muchas veces no alcanzamos a entender o a explicarnos como Dios puede saber y hacer todo eso... Dios e Dios y nosotros solo tenemos que tratar de entenderlo a través de la Palabra, la Biblia...

Como los niños a ratos no queremos ser encontrados, porque hemos procedido mal. Tenemos que anhelar estar en la presencia de Dios SIEMPRE, con vidas santas, salir bien cuando seamos examinados por el creador y dar gracias por su divina providencia. Su especial cuidado para con nosotros. El desafío es presentarnos cada día ante nuestro buen con un corazón limpio I de juan 1:9

Que Dios nos Bendiga.

Valora este artículo
(0 votos)