Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 192

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Esperar En Dios En Todo Tiempo

Cada cristiano debe declarar que confía en el Señor si desea que él este dirigiéndolo en sus decisiones a tomar a diario para salir victorioso. Pero en realidad, muchos de los hijos de Dios no están listos para enfrentar la tormenta negra que viene sobre el mundo.

A menos que echemos mano de una confianza especial e inquebrantable en nuestro Señor, no estaremos listos para los tiempos duros, ahora o en el futuro. Jesús dijo (Juan 16.33) Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he venido al mundo. ME ESTA DICIENDO QUE DEBO CONFIAR EN EL

Cuando toda la furia de la tormenta e incertidumbre caiga sobre la humanidad como nube, multitudes de cristianos no podrán soportarla. ¿Quiénes son estos creyentes que no estarán preparados para soportar la tormenta? Son aquellos que no han cultivado una vida de oración con el Señor y no están cimentados en su Palabra.

La comunión da a luz confianza. Al derramar ante el Señor todas nuestras preocupaciones, nos vamos con su reposo y seguridad: (Salmo 62:8). Esperad en él en todo tiempo, Oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Según este Salmo, "esperad o confiar" y "derramar" es inseparable. Si hemos de confiar en Dios en todo tiempo, incluyendo los tiempos oscuros, entonces debemos estar derramando nuestro corazón ante el sin cesar.

El rey David aprendió a clamar al Señor en cada crisis de su vida. Vez tras vez, este piadoso hombre corría a su lugar secreto, vaciando todos sus temores ante el Señor: (2 Samuel. 22:7, 18). En mi angustia invoqué a Jehová, a mi Dios clamé y escuchó mi voz desde su templo y mi clamor llegó a sus oídos. (18) Me libró de poderoso enemigo, y de los que me aborrecían, aunque eran más fuertes que yo. "

Estos tiempos llaman por más que una confianza general en Dios: Requieren confianza especial para tiempos especiales. Todos los cristianos debemos tener una confianza general en el Señor. Todos estamos cimentados sobre (Hebreos 13:5.b). Algunas pocas promesas que se aplican a todo el cuerpo de Cristo: "No te desampararé ni te dejaré" (Salmo 84:11). "porque sol y escudo es Jehová Dios; gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad."

Estas bien conocidas promesas han dado gran consuelo y bendición al pueblo de Dios por muchos siglos. Pero más allá de estas promesas generales, Dios nos da promesas específicas para tiempos especiales, incluyendo tiempos duros. Y tenemos que conocer y creer en estas promesas cuando entramos audazmente a su trono de gracia.

Valora este artículo
(0 votos)