Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

79 - SALMO 12 : 5-6


" Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, ahora me levantaré, dice Jehová; Pondré en salvo al que por ello suspira. Las palabras de Jehová son palabras limpias, como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces"
Además de la promesa que hace de levantarse y poner a salvo a todo el que suspira por la opresión de la pobreza o por el gemido que provoca el ser menesteroso; se nos recuerda que por fe, todo lo expresado por nuestro Padre mediante su palabra, son palabras tan limpias y puras, que no existe algo tan limpio y tan puro en toda su creación. Es por eso Bendito Padre que seguimos tus caminos, tus mandatos y tus propósitos

 

80 - SALMO 15 : 1-5


"Jehová, ¿Quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? . El que anda en integridad y hace justicia. Y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, Ni hace mal al prójimo; Ni admite reproche alguno contra su vecino. Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que le temen a Jehová. El que aún jurando en daño suyo, no por eso cambia; Quien su dinero no dio a usura, Ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas no resbalará jamás".


Esta como todas las promesas bíblicas tiene condicionada una buena gama de comportamiento excelente : Integridad, justicia, verdad en su corazón, lengua bien manejada, hacer el bien, buen vecino, menosprecio al vil, honrar a quien teme a Jehová, etc, etc. El salmista expresa que, el que se comporta así, jamas resbalará, osea que con convicción y decisión no caeremos en tentaciones para las cuales estaremos aptos para rechazarlas, y comportarnos dignamente ante nuestro Padre, de tal forma que no resbalaremos jamas en ningún sentido.

81 - SALMO 18 : 25-30


"Con el misericordioso te mostrarás misericordioso, y recto para con el hombre íntegro. Limpio te mostraras para con el limpio, Y severo serás para con el perverso. Porque tu salvarás al pueblo afligido, y humillarás los ojos altivos. Tu encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios asaltaré muros. En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová; Escudo es a todos los que en Él esperan".


El salmista es muy claro y preciso cuando afirma que Nuestro Padre es así y será con nosotros, tal como nosotros seamos: misericordioso con el misericordioso, limpio con el limpio, recto con el íntegro, y además severo con el perverso. Promete salvarnos; ser nuestra luz, nuestra lámpara para el camino por el cual le seguimos. Para El no habrá nada imposible para defendernos, al convertirse en nuestro escudo para todos los que en Él, esperamos. Vale la pena seguir sus caminos tan perfectos como su palabra.

Valora este artículo
(0 votos)