Aprobada mediante Resolución No.1441-9 de Julio de 1998 Del Ministerio del Interior de Bogotá - Colombia.

     twitt1  you1face1

Video Prédica Semana Pasada

Agenda de Eventos CES

 
 

Misionera evangeliza en las montañas y 200 indígenas se convierten a Cristo.

COLOMBIA.- Una misionera tiene que caminar 10 horas para llegar a los pueblos indígenas y evangelizar por las noches, debido a que los líderes de las comunidades han prohibido el cristianismo.

Las montañas del norte colombiano, albergan pueblos indígenas que han prohibido el cristianismo y la evangelización bajo pena de cárcel, tortura y en algunos casos la muerte, porque lo consideran una de las principales amenazas a sus tradiciones y religión.

"No hay excepción, en los pueblos indígenas no es permitido ser cristiano, porque va en contra de sus propios principios y tradiciones", dice Javier, un evangelista en las comunidades indígenas de Colombia.

Es por esta razón que se hace peligroso y difícil evangelizar en las montañas. A pesar de esta situación adversa, una mujer valiente ha tomado la decisión de ir a los lugares más lejanos de las montañas para enseñar el Evangelio, teniendo que caminar en la oscuridad de la noche para no ser descubierta.

Ernestina Montes (nombre cambiado por seguridad), ha evangelizado en su comunidad durante seis años y ha llegado a otros pueblos lejanos, que son supervisados ​​por las autoridades tradicionales, que persiguen violentamente a los cristianos indígenas.

Ernestina, lleva a cabo su trabajo evangelístico en la noche, teniendo cuidado de no ser vista. Para llegar a estos pueblos, tiene que caminar más de 10 horas, cruzando enormes montañas y evitando los obstáculos en el camino.

Esta labor que realiza Ernestina, motivada por amor a los perdidos, no es en vano, pues durante todo este tiempo evangelizando casi camuflada, ha logrado que más de 200 indígenas conozcan el Evangelio y entreguen sus vidas a Cristo.

En los últimos meses, Ernestina ha sido amenazada con ser despojada de su casa y de su tierra por su condición de cristiana. La misionera ha sido privada de su libertad en varias ocasiones debido a su fe, pero eso no le impide continuar adelante con la misión. "No importa lo que suceda, seguiré llevando la verdad del Señor a todas las comunidades, porque los indígenas necesitan conocer a Dios", dijo la mujer.

Tomado de: http://www.acontecercristiano.net

Valora este artículo
(0 votos)